IGNACIO RUIZ


Martes 22 de mayo de 2007
Diario Jornada
Ignacio “Nacho” Ruiz, el paciente inglés de “La Banda”
Convirtió el segundo tanto el domingo en la victoria ante Racing. Desde hace dos años que juega poco por lesiones. Creyente, agradece a Dios el momento que atravieza.
Por Facundo Navarro
El volante derecho, de bajo perfil, hace sufrir a los hinchas. Siempre se toma su tiempo para definir en el arco rival. “En la vida soy así, tranquilo”, dijo. “Nacho” vive su propia revancha. “Tuve dos lesiones muy feas que me impedían jugar dos veces seguidas”, aseguró el mendocino.
- Tenés que empezar a regalar “coramina” entre los hinchas, ¿sabías?
- No, ¿por qué?
- Porque si seguís demorando para definir los vas a “matar” a todos...
- Me lo han dicho varios, ya. Pero me sale de esa manera. En el partido con Racing me acordé de una mala definición en la práctica del jueves cuando por “darle” apurado, la crucé tanto que se fue.
-¿Cómo podés acordarte en el partido de lo que hiciste mal en un ensayo?
-A veces pasa. Sentí (el domingo) que tenía margen para esperar y lo hice. Contra Atlético (Tucumán) tuve una jugada similar y me “barrió” el defensor así que es cuestión de tener paciencia.
Paciencia. De eso se trata. Y él, habitante firme del perfil bajo, sabe lo que significa.
Ignacio Ruiz, “Nacho” para todo el mundo browniano, hace un culto de la tranquilidad. Se mueve, casi, en puntas de pie; no es ampuloso en sus gestos, ni tiene declaraciones altisonantes. Este mendocino, arribado hace once meses desde la tierra del buen vino, se presta al mano a mano con Jornada en “Vernardino”, reducto ideal para la charla cuando el sol –habitual testigo en sus pagos-, todavía realiza algunas “piruetas” en el firmamento.
- Igual, “Nacho”, el tema de la paciencia es un sello tuyo, contra Douglas Haig, en el partido decisivo que les permitió clasificar, también anotaste tras una serie de amagues...
- Sí, es como que siempre me tomo un segundo de más.
-¿A qué atribuís esta levantada colectiva y haberte afirmado como titular?
- Uno trabaja para esto. Cuando las cosas no se dan hay que apretar los dientes y el hecho de tener continuidad hace que ganés en confianza. El equipo después del cambio de técnico tuvo algunos partidos malos y se recuperó. Hay muchas ganas por eso estamos en este lugar en la actualidad.
- ¿En tu caso es fundamental el estar bien físicamente?
- En el fútbol de hoy si no estás a “tono”, fuiste. Más, en mi puesto ya que el carrilero debe estar lo más “fino” posible.
- Te consulto porque parece un aspecto clave en la levantada de ustedes...
- Cuando llegó Darío (Tempesta), nos dijo que íbamos a hacer una pretemporada, que era necesaria, y que, a pesar de sentirla en los primeros juegos, iba a traer sus frutos. Así fue.
- ¿Son conscientes de que están haciendo historia?, eliminaron a un “grosso” como Atlético, están en vías de... con otro grande del interior...
- Te vas dando cuenta de a poco, a medida que leés los diarios o bien cuando te cruzás con los hinchas y te dicen algo. De hecho, lo más lejos que llegó Brown fue hasta esta instancia –cayó ante San Martín de Tucumán, el año pasado-, sin embargo, vamos a hacer historia, realmente, si salimos campeones. Ése es nuestro único objetivo.
- El gol de Giménez en Tucumán, el “gol” errado cuando estaban dos a uno de parte del jugador de Racing, hace creer que tienen la “suerte del campeón”...
- Estamos con esa pequeña cuota de suerte que se necesita. Racing tuvo para empatarlo y no pudo y es verdad, el gol de Diego (Giménez) contra Atlético fue oportunísimo. Debemos aprovechar este momento.
- Fue un partido complicado, ¿los sorprendió Racing en el comienzo?
- Cuando te encontrás con un gol tan tempranero en una semifinal como nos pasó el domingo, cuesta levantarse. Es un golpe duro. Por suerte empatamos en el primer tiempo. El equipo demostró igualmente que tiene ganas y que va al frente.
- La última: se termina el partido en Córdoba y necesitan un gol. Te meten una “bola” libre y quedás mano a mano con el arquero. Es la final o “penales”, ¿le pegás de primera o te tomás tu tiempo como siempre?
- Hay que estar en el momento. Creería que le pegaría de “una”. Y... que sea lo que Dios quiera.
“El que espera, desespera”, decía la abuela... #