JONATAN MIRANDA


Jueves 27 de marzo
Diario El Chubut
Miranda: "Debutar en Brown, y conocer a Messi, fue demasiado para una sola tarde"
Jonatan Miranda debutó en el Argentino A con Brown. Fue 5 veces al banco sin poder jugar, y en la sexta, Magistretti lo metió en el primer tiempo ante Real. En ese partido, en Arroyo Seco, se sacó una foto con Messi y minutos después de hacerlo, le tocó ingresar al campo de juego. "Fue demasiado para una sola tarde", dice el juvenil, que pese a su corta edad, al momento de hablar, se muestra tranquilo, cómodo y medido.
Jonatan Miranda tiene 18 años, nació el 20 de julio de 1989 en Puerto Madryn, y si en medio de su corta, pero buena, carrera deportiva, alguien le decía que conocería a Lionel Messi y la misma tarde debutaría con la camiseta de Brown en el Argentino A de Fútbol, seguramente, hubiera respondido con un típico "estás soñando".
Pero el lunes pasado, en Arroyo Seco, Jonatan ocupó por segunda vez en la era Magistretti el banco de los suplentes, la anterior había sido en el encuentro de local ante Cipolletti, aunque no le había tocado ingresar, y en el primer tiempo, recibió esa noticia que tanto esperó, "Jonatan, calentá que vas a entrar a jugar".
Llegaba el debut con la casaca de sus amores, y justo un ratito después de haberse tomado una foto con Messi, si, con Messi, que fue a ver el encuentro, ya que en esa localidad está realizando su recuperación para volver a Barcelona.
"Estoy muy tranquilo, sabiendo que con trabajo todo se puede lograr", las primeras líneas de la charla con Miranda, parecen de un diálogo con un jugador que lleva varios años en primera.
Maduro, medido, y con una cuota de sapiencia importante, a la hora de disparar las palabras en su primera entrevista. El juvenil, que realizó todas las inferiores en Moreno, jugó en Renato Cesarini de Rosario y cumple hoy su segundo ciclo en Brown, explica que "en estos casos uno necesita tranquilidad, tomar todo lo que viene con paciencia y esperar que pase lo mejor".

Calentá que entrás

Esas palabras, para un juvenil que todavía no tuvo rodaje en un equipo mayor, son las más esperadas, sin lugar a dudas. Promediando el primer tiempo del encuentro ante Real, Magistretti, se dio vuelta y se las dijo a Miranda, que escuchó y de inmediato se puse a hacer trabajos precompetitivos.
"Él me tuvo fe, me puso con mucha confianza", sostiene el juvenil, mientras que algo apenado, comenta que "lamentablemente no pudimos traernos los tres puntos, nos faltó suerte cuando tuvimos chances. No las aprovechamos, y ellos (Real Arroyo Seco) no desperdiciaron sus oportunidades". En la era de Fuentes, Miranda estuvo cuatro veces citado al banco de los suplentes, pero no ingresó en ninguna de ellas. Ante Cipolletti de local, ya con Magistretti al mando, también fue a la banca, pero no ingreso. Y en forma paciente, esperó su chance, esa que llegó ante Real, justo, la misma tarde en la que se dio el lujo de conocer a Messi y sacarse una foto que quedará por siempre en su recuerdo.

El apoyo de los más grandes

A la hora de hablar de referentes, explica que "yo juego de volante central, de cinco, aunque en alguna oportunidad lo hice de ocho, como carrilero por derecha. Si tengo que elegir un referente, me gustaba mucho como jugaba Levato en Brown, pero obviamente, hoy por hoy, trato de copiar lo más que puedo del juego de "Quito" (Walter Aciar). Con él hablamos mucho. En general, los más grandes del equipo hablan con los juveniles. Nos transmiten mucha confianza, y eso, se agradece".
Y a la hora de mencionar a uno de sus amigos en el equipo, donde tiene muchos, rescata la relación con Mauro Fernández. "Con Maurito jugamos juntos en Moreno, él jugaba de delantero. Eran los inicios, cuando éramos infantiles. Después vine a Brown, pero solo estuve un torneo, seis meses, y me fui a Rosario. Volví en 2007 al club y estoy muy cómodo", indica.
Para cerrar, apunta que "como principal objetivo del club, el domingo hay que ganarle a Villa Mitre, y obviamente, mientras haya chances matemáticas de clasificar, pelearemos por eso".